Mi Buenos Aires querido

De tiempo no podemos hablar ya que no nos queda. Se va desapareciendo como las hojas se van cuando empieza el otoño. Ahora llegó el tiempo que nos desarrollemos como profesores, tal vez más importante; como personas.

Estan ahí los ladrillos listos para que el camino sea formado. Tal como están los dejaré, para que el cemento me lleve. Así que no hay cosas planeadas, se van a ir formando. Lo único que tengo claro es que sueño con ir al sur y al norte del país, ya que nunca he estado. Ahora tengo la oportunidad de cumplir este deseo que me persigue.

Serán cinco semanas en Argentina, un país conocido, pero a la vez sin conocer. Esta vez será diferente porque no iré con mi familia, pero me acompañará mi lado derecho.

Hay demasiadas cosas por hacer, descubrir y sentir.  Volver a tu país es como el nacimiento de una flor en primavera y cuando marchita es hora de regresar.  Uno de mis cantantes preferidos, Silvio Rodríquez, dijo una vez: “si no creyera en la locura, en esperanza o en mi camino ¡que cosa fuera!” y gracias a esto se nos juntan los caminos en Buenos Aires donde dará un concierto en Luna Park.

Dos años pasaron desde que estuve en “mi Buenos Aires querido” (canción de Carlos Gardel) y cuando llegue no voy a dejar que pase el tiempo. Ya demasiado cambia en este mundo, pero el sentimiento y el amor que siento en estar alla con mi pueblo y con mi gente, nunca.

Mi motivo es compartir con ustedes mis experiencias en estas 5 semanas. Espero que lo disfruten mucho.

DSCN0211